miércoles, 18 de octubre de 2017

Rollitos de almendra y canela {Cinnamon rolls}

¡Hace muchísimo que no horneo! Ni siquiera el día del pan que fue el pasado día 16 de octubre. Pero hoy por una ocasión especial he hecho bollitos, que es lo que a mí más me gusta. He hecho de dos tipos. Por un lado he hecho bollos suizos (aquí tenéis una entrada con la receta en el blog) y rollitos de almendra y canela.


Para hacer unos 22 rollitos he seguido la receta del que para mí es el pan dulce por excelencia, la trenza de mantequilla (aquí la receta). Despues de dejar crecer dos horas la masa, he engrasado una mesa con mantequilla y la he estirado en un rectángulo, con el largo x4 veces el ancho. Para el relleno, me encantaría daros una receta exacta, pero lo he hecho a ojo: he mezclado azúcar moreno, mantequilla en pomada, he añadido almendra en polvo y a eso una cucharadita de cacao en polvo y otra de canela. Se enrolla a lo largo y se corta con un cuchillo muy afilado. Se deja crecer de nuevo y se hornea. Al sacarlos se pinta con un glaseado de azúcar glace, agua y un chorrín de zumo de limón.

Lo más interesante de esta receta no son las cantidades, sino los tiempos para poder hornear por la mañana y poderlos comer frescos.
* 20:30-21:00: se hace la bola de masa y se amasa.
* 21:00-22:30: crece la bola en una ensaladera tapada con film transparente a temperatura ambiente.
* 22:30-23:00: Se extiende, rellena, forma, corta y pone en una bandeja de horno (Caben todos en una bandeja, yo lo he preferido así, aunque terminan pegándose un poco. Si no queréis que esto ocurra, entonces, hay que hacer dos hornadas). La bandeja de horno se mete en la nevera para reposar por la noche.
* 23:00-5:45: Reposan los rollitos en la nevera.
* 5:45-6:00: Se pintan los rollitos con huevo y se dejan unos 10 minutos en el horno semi-abierto a 50º.
* 6:00-6:22: Se hornean entre 20 y 25 minutos a 200º.
* 6:25-6:30: Se glasean y dejan secar.

Mientras se van enfriando los rollitos y se va secando el glaseado, se tiene el tiempo perfecto para arreglarse y salir de casa a tiempo. Justo antes de salir se meten en una lata de aluminio grande (como para panettone) con papel de cocina en el fondo.

¡Han quedado riquísimos!

Feliz día.



domingo, 26 de febrero de 2017

Galletas de espelta y cacao

Últimamente tengo ganas de hacer galletas. A ver si doy con la receta definitiva para no tener que comprar. He querido hacer unas galletas integrales, que no sean muy dulces y que les puedan gustar a las niñas.

La receta la he hecho un poco a ciegas, pero en casa han encantado.


Ingredientes
100 g de harina de espelta integral
25 g de azúcar de caña
10 g de aceite de oliva
3 g de NoEgg
45 g de agua
10 g de cacao 99%

En un cuenquito se mezcla el noegg con agua. En otro cuenquito se pone 10 g de masa de cacao y se funde en el microondas,

Se mezclan todos los ingredientes. Se hacen bolitas y se les da forma. Se puede hacer aplastando las bolitas con las manos o con un molde.


Antes de meterlas en el horno, las he espolvoreado ligeramente con azúcar. Se hornean durante 15 minutos a 180º en el horno. Están más ricas si se consumen en frío.

domingo, 21 de agosto de 2016

Bizcocho de plátano y limón

Ayer por la tarde vino mi abuela a merendar y quise prepararle un bizcocho yo, porque no le conviene tomar mucho azúcar (ni a ella... ni a nadie!). No tenía pensado hacer nada, pero vi a las dos niñas dormiditas (no es tan fácil que coincidan a la vez) y el panorama tranquilo y me animé.


Ingredientes
1 yogur natural desnatado (= 1 medida)
2 huevos medianos
3 medidas de harina
1 medida de azúcar
1/2 medida de aceite de oliva
1 plátano maduro
1 limón grande (la ralladura y el zumo)
1/2 sobre de levadura química


La receta no tiene mucho secreto. Aunque lo ideal sería que todos los ingredientes estuvieran templados y mezclar primero los huevos con el azúcar, yo simplemente he añadido los ingredientes a un cuenco, los he mezclado y volcado en el molde de silicona.

El plátano lo he cortado en trozos muy pequeñitos, de tal manera que al mezclar los ingredientes prácticamente han desaparecido.

Tal y como apunté en la receta de la tarta de queso, no conviene utilizar la ralladura de un limón, normal. Conviene que el limón sea ecológico o, mejor aún, casero. La mayoría de los limones tienen pesticidas y fungicidas, para que no se pudran durante largas travesías y periodos de almacenaje. Podéis encontrar información sobre esto aquí y aquí.

Se hornea a 190º durante 40 minutos.

Si queréis un bizcocho con poco azúcar, pero igual de sabroso, animaos a éste. A mí me ha sorprendido lo jugoso y dulce que ha resultado.

¡Feliz día!